INICIO



TIENDA



PERFIL



MENSAJERÍA



TEMAS ACTIVOS



CHATBOX






  • Misión

Cloud Strife & Kuroko Yuuske
[En Curso]

Frank Moses & Julia Muller
[En Curso]

Drake Corner
[En Curso]

Ryo Hayashi & Ayame Nakamura
[En Curso]

Juuzou Suzuya & Homura Akemi

# Misión
No hay nuevas misiones en curso





¿Sabías Qué?
  • Flower power

    Lorem ipsum dolor sit amet, consetetur sadipscing elitr, sed diam nonumy eirmod tempor invidunt ut

  • Splash!

    Lorem ipsum dolor sit amet, consetetur sadipscing elitr, sed diam nonumy eirmod tempor invidunt ut






#2504 Corven Freiheit

#4021 Drake Corner


#7334 Kuroko Yuuske




#1 Lalalam

#1 Lalalam

#1 Lalalam

#1 Lalalam

#1 Lalalam

#1 Lalalam

#1 Lalalam

#1 Lalalam

#1 Lalalam

#1 Lalalam

#1 Lalalam
Ranking IP





Afiliados

Normales


Hermanos






Élite 31/54 [21.12.15]


There is no hope Black Bullet
Bienvenidos a un mundo destruido, donde más del 80% de la población a caído bajo un virus conocido como "VIRUS GASTREA". La humanidad ha perdido la guerra y lucha por sobrevivir.
Un mundo donde la salvación podría ser nuestra destrucción: hijas del virus conocidas como niñas malditas, con asombrosos poderes son nuestra esperanza. Nueva tecnología implementada en humanos, grandes construcciones de Varanio repelen y protegen lo que queda de Tokyo.

La esperanza que queda es poca ¿Tú que harás para proteger lo que quieres?
Últimas Noticias
04/08/2014 ❇ Apertura del Foro
02/08/2014 ❇ Problemas de Conexión
03/12/2015 ❇ ¡Primer Concurso!
04/12/2015 ❇ ¡Se abre la enfermeria!
EVENTOS

#1 -

#2 -

#3 -

NOMBRE PREMIO DADO

NOMBRE PREMIO DADO

NOMBRE PREMIO DADO

Agradecimientos
Aquí puedes hablar de todas las personas sin las cuales tu foro no existiría.
Créditos
Aquí puedes hablar de todas las personas sin las cuales el contenido de tu foro no existiría (ambientación, sistemas, diseño, tablillas).
KAMI 神 GAME MASTER
NKagetane Hiruko FICHAS DE PERSONAJE
Seiya Kanade REGISTROS
NOMBRE MP
Código por Pyrite Wolf de SC


¡Recuerda depositar tu dinero en el banco para cobrar intereses!

Latest Shouts In The Shoutbox -- View The Shoutbox · Rules -  


 
Add Reply
New Topic
New Poll

 Mi nueva Iniciador, Privado: Ayame y yo
Ryo Hayashi
 Posted: Dec 2 2015, 10:57 AM
Quote
Promotores

Group Icon







Fuerza
+2

Destreza
+2

Constitución
+1

Ryo Hayashi
Promotor
#5670

HP: 20/20
50%
Corrosión: 0%


Yenes: ¥23
Member Inventory: View





Había conseguido la licencia de Promotor hace poco, y había conseguido un rango IP que para empezar, no estaba nada mal en términos de potencia, aunque estaba claro que todavía tenía cosas que mejorar para poder llegar hasta poder eliminar a los Gastrea sin problemas. Sin embargo, una cosa se ponía en mi camino, y era que necesitaba a un Iniciador para poder llegar a luchar firmemente contra los Gastrea... No era una perspectiva que me agradase; no porque considerara que las Iniciadores eran débiles, sino que no me gustaba poner a niñas pequeñas en peligro. Me recordaban demasiado a mi hermana pequeña, que habría sufrido su mismo destin si ella estuviese todavía viva. Me mordí el labio, mientras trataba de aclararme la mente ejercitando mis músculos en una rutina que hacía después de salir del colegio, siendo ya algo que hacía incluso de manera inconsciente mientras me concentraba en otras cosas, como en este caso de lo que hacer en cuanto pudiera salir a por los Gastrea.

Entonces, mi móvil sonó, pasando a parar mi rutina de ejercicios para pasarme una toalla por la cabeza para quitarme el sudor, y coger el móvil para ver quien era. La llamada provenía de la Agencia de Seguridad Civil del Gobierno, los que mayoritariamente gestionaban toda la legalidad referente a los Iniciadores y Promotores, a menos que estos estuvieran en organizaciones independientes con menos recursos. Pasé a coger la llamada, para ver que querían. Resultó que iba a pasar a conocer a mi Iniciador, para ver nuestra compatibilidad y tratar de trabajar juntos a partir de ahora en adelante. Asentí por teléfono, y pasé a colgar después de decir que estaría allí lo antes posible. Respiré hondo, intentando quitarme el nerviosismo qeu tenía. Sabía que ese momento llegaría, el de tener que vivir a partir de este momento conmigo, y tendría que estar atento a que siempre se tomase las precauciones habituales, como una inyección al día en el Iniciador para que la infección no llegase a adelantarse mas de la cuenta.

Me vestí, colocándome mis ropas habituales como Promotor, uans ropas que me permitían moverme con facilidad, y coloque mis manoplas con las que luchaba. Tenía mis garras preparadas para cualquier batalla si era necesario, pero eso era una precaución más que otra cosa. Una vez estuve preparado, pasé a dirigirme al lugar de encuentro, dentro de un edificio gubernamental que era la sede de la Agencia para la que trabajaba. Mi mente no paraba de surcar pensamientos algo contradictorios; pasando de cual sería el tipo de infección que tendría mi Iniciador, a como tendría que apañar mi casa para dejarla vivir cómodamente aparte de buscar algún colegio para que ella pudiera tener una educación e intentar hacer amigas, mientras ocultaba que ella era una de esas "niñas malditas"; un sobrenombre que me parecía injusto para alguien que no había tenido elección más que nacer con la infección adaptada a su cuerpo.

Una vez llegué, respiré hondo mientras pasaba a enseñar mi licencia para que me dejaran pasar, y me guiasen a un pasillo donde estaba un señor esperándome con una niña pequeña, con los ojos claramente marcados con la infección de los Gastrea. No me alteré porque estaba desde pequeño a tratar con ellos, desde mi hermana pequeña sobre todo, pero esos ojos me recordaban a los de ella... - Soy Ryo Hayashi. - Dije sencillamente, mirando al hombre para ver que cosas tenía que decir ese hombre sobre la niña, o si ella pasaría a tomar la iniciativa. Prefería igualmente que me dijesen los detalles primero antes de tomar acción alguna, pero todo parecía ser por apariencia que esa era la reunión para hacer formal nuestra formación como equipo de Promotor e Iniciador.

--------------------
PM
^
Ayame Nakamura
 Posted: Dec 2 2015, 09:33 PM
Quote
Niñas Malditas

Group Icon







Fuerza
+3

Destreza
+0

Constitución
+3

Ayame Nakamura
Modelo Lince
N/A

HP: 20/20
50%
Corrosión: 0%


Yenes: ¥0
Member Inventory: View





Ayame bostezó lánguidamente, cual felino recién despertado. Kenji la había venido a despertar para que se preparara para conocer a su nuevo Iniciador –por segunda vez- había pasado otro mes después de haber rechazado a Corven debido a la suciedad de su departamento. Simplemente se había negado a siquiera intentar limpiar el desastre que hacía llamar hogar. El hombre aprovechó de tener otro mes para ayudar a Ayame a vivir mejor cuando no estuviera a su cargo. Más que cualquier cosa, se centró en asegurarse de que no mostrara sus ojos rojos a cualquier persona. Le enseñó lo que sucedía en el mundo actualmente, y lo mucho que peligraba aún ahora que era Iniciadora. Ayame había tomado esas clases muy a pecho, y sentía ahora, más que antes, una furia enorme contra los humanos. Kenji había tenido que tomar una semana entera en calmar las aguas en la mente de la pelirroja, estaba asustado de que saliera de la corporación a aniquilar humanos sin misericordia. Le recordó que había gente como el en el mundo, y que ella tenía que enjuiciar a cada persona por separado antes de ir cortando cabezas.

Terminado eso, probó un poco de tolerancia a la suciedad, tomando en cuenta las primeras impresiones que había tenido la pequeña en su salida con Corven. Había sido una terapia de shock demasiado grande para ella, por lo que le explicó un poco el funcionamiento de la cuidad y la sociedad en general. No estaba tan seguro de que Ayame había absorbido algo de información, pero sabía que la nena era inteligente y en momentos importantes iba a recordar sus enseñanzas.

La pequeña se vistió con su ropaje normal, preocupándose esta vez –a la diferencia de la anterior- de cubrirse las orejas de lince con un gorro azulino de lana con orejas de gato blancas. Era el único que Kenji había conseguido que usara, ya que la pequeña se había negado a esconder sus orejas desde que la habían rescatado. Se colgó la motosierra a la espalda con el arnés especial que le habían hecho para este propósito, quedando su espalda, cabeza y piernas completamente cubiertas con la enorme arma desde atrás. Además de esto, puso su pequeña pistola en la funda que tenía amarrada al muslo. Todavía no la usaba bien, pero Kenji prefería que la tuviera de todos modos en casos extremos.

Esta vez, la pequeña armó su propio equipaje. A diferencia de hace un mes, iba bastante más cargada. Se debía más que cualquier cosa a los artículos de limpieza que llevaba, además de las mudas extra de ropa, ya que había aprendido que en el exterior era normal que los sucios humanos se restregaran contra ella en cualquier momento. Llevaba su pequeña mochila azul con orejas de gato –un regalo de Kenji de segunda despedida- llena de chocolates y desinfectantes de manos para casos de emergencia. En un bolso blanco llevaba los artículos de aseo y las mudas de ropa, además de un par de herramientas para la mantención de su motosierra, a la que había llamado en la última semana con el afectivo nombre de “Koneko”.

Kenji la recogió una hora después de haberla despertado y la pequeña estaba lista para irse. Sintió como se le apretaba un poco el pecho al verla tan lista para irse, para salir al mundo donde podían descubrirle y volver a abusar de ella. Suspiró al ver los ojos carmesí de la pequeña, y le picó la mejilla a modo de reproche, resoplando y haciendo mueca de que estaba enojado.

“Ayame, los ojos niña. ¡Los ojos!” Le quitó el gorro cuidadosamente, revolviéndole un poco el pelo y acomodando el rojizo flequillo sobre sus ojos. Volvió a ponerle el gorro con un afectivo –pat pat- en la cabeza. Ojalá eso ayude.

“Gomen.” Murmuró la pequeña, cambiando de color sus ojos en un parpadear. Era una palabra que había aprendido cuando todavía estaba prisionera, pero había conocido hace poco el verdadero significado. Le gustaba mucho poder disculparse, ser capaz de reconocer que se había equivocado y que lo sentía. Era el mayor orgullo de Kanji, su logro de humanizar a Ayame aunque fuera un poco. Le tomó de la mano no estéril –ya había aprendido a tomarla, y se había ganado la confianza para tomarle la mano sin gruñidos ni rasguños- y la guio por la corporación hasta la entrada. La pequeña iba concentrada en mantener sus ojos ocultos bajo el celeste, y de no pisar ninguna grieta, chasqueando los dedos dos veces cuando pasaban de una pieza a otra.

El promotor ya estaba ahí esperando. Punto a favor. No le gustaba que la hicieran esperar, y había aprendido de Kenji a juzgar a la gente por varias cosas al mismo tiempo. Lamentablemente, había concentrado su atención en mirar al promotor, que se había presentado como Ryo, y descuidó sus ojos.

Con un leve apretón de la mano, Kenji le recordó a Ayame que era de cortesía saludar y presentarse de vuelta. “Ayame.” Murmuró sin ninguna inflexión en la voz. Aunque había aprendido a ser más humana y claramente tenía más pensamientos racionales y emocionales, todavía no se reflejaba absolutamente nada en su cara.

“Kenji Sakuragi, encantado.” Dijo el hombre, extendiendo la mano que no sujetaba a la pequeña hacia el promotor. Sacó de la chaqueta el expediente de Ayame, marcado: CONFIDENCIAL- y se acercó al promotor, dejando la mano de la pelirroja por un momento. “Mejor lee esto antes de cualquier cosa, es bastante complicada. Que no te asuste lo que dice, basta con un par de precauciones. Sigue siendo una niña de nueve años bajo todo. No toques los grilletes y recuérdale de vez en cuanto esconder los ojos, todavía lo olvida.” Le murmuró al oído. Dio un paso hacia atrás para volver donde Ayame y le dedicó una sonrisa afectiva.

La pequeña se apoyó contra la pared sobre su motosierra de modo que no tocara nada y esperó a que su promotor leyera su archivo, saboreando un pedazo de chocolate mientras observaba sus alrededores. Gente que entraba y salía de la calle, todos sucios, infectados por el ambiente exterior. Le angustiaba un poco el hecho de tener que volver a salir y recordó su última salida. Logró salir del recuerdo desagradable con el tintinear de la cadena de uno de sus grilletes, lo único que la calmaba y sacaba de sus recuerdos. Se quedó moviendo ambas cadenas suavemente mientras esperaba, oscilando las manos de lado a lado como colas de gato. Kenji ya conocía ese comportamiento, y con una mano en el bolsillo se apoyó al lado de la pequeña felina y apoyó su mano de manera afectiva sobre su cabeza, sabiendo que eso también la calmaría.

This post has been edited by Ayame Nakamura: Dec 2 2015, 09:41 PM

--------------------
Quería escribir en un papel como me sentía, pero se mantuvo vacío.
No podría haberlo descrito mejor...

user posted image

Ayame

PM
^
Ryo Hayashi
 Posted: Dec 3 2015, 06:53 AM
Quote
Promotores

Group Icon







Fuerza
+2

Destreza
+2

Constitución
+1

Ryo Hayashi
Promotor
#5670

HP: 20/20
50%
Corrosión: 0%


Yenes: ¥23
Member Inventory: View





La chica pronto se presentó como Ayame, aunque no dejaba de sujetar la mano de aquel sujeto. Era extraño, me esperaba que las Iniciador fueran más independientes por si mismas, aunque con todo, eran niñas pequeñas que requerían atención. Lo que no esperaba era que el sujeto en cuestión me pasara a entregar un sobre con el cartel de confidencial bien claro, junto con unas palabras a las cuales asentí. Al parecer Ayame no era precisamente fácil de tratar, sobre todo porque ella no había dicho nada después de decir su nombre, quedándose apoyada en el muro sobre su arma, que era claramente una motosierra... Eso si que era algo que no me esperaba precisamente, pero pasé en silencio a abrir el sobre y leer todas las indicaciones.

Enarqué una ceja al ver todo lo que llevaba encima Ayame, siendo que tenía unas circunstancias "especiales"; aunque esa expresión no llegaba a captar todo el asunto. Sencillamente me habían puesto a una Iniciador que tenía más problemas que los Gastrea, y eso era decir mucho. Sin embargo, tenía que convivir con ella, y siempre que se hablara, junto con ir con suficiente cuidado, seguramente ella fuese mejorando con el tiempo, pero de momento era suficiente con respetar su espacio y que ella se fuese abriendo hacia mi con el paso del tiempo. Cuando terminé de leer los papeles, pasé a guardarlos de nuevo en donde correspondía, y los guardé para futura referencia a la hora de tratar con Ayame, pero ahora que estaba todo listo, tocaba marchar hacia casa.

- Bueno, despídete de Kenji. Nos vamos a casa. Si tienes algún problema dilo, y recuerda cuando salgamos de ocultar tus ojos, aunque a mi personalmente no me importa a los otros puede que si les moleste. - Dije seriamente, acercándome a Ayame, pero sin llegar a tocarla ni nada. Prefería que ella fuera la que hiciera el contacto conmigo para irse adaptando, junto con que si pasaba a excederme, ella podría mandarme al hospital. Aparte, me recordaba a cuando cuidaba de mi hermana pequeña... - "No, no debo recordarla, solo se parecen en los ojos." - Pensé inmediatamente, sacudiendo esos pensamientos que habían acechado mi mente, unos recuerdos que; aunque alegres, derivaban al sentimiento de tristeza cuando recordaba su muerte, así que no procuraba pensar en ello, algo que las artes marciales solía ayudarme, al estar concentrado en hacer bien los ejercicios.

--------------------
PM
^
Ayame Nakamura
 Posted: Dec 3 2015, 11:47 AM
Quote
Niñas Malditas

Group Icon







Fuerza
+3

Destreza
+0

Constitución
+3

Ayame Nakamura
Modelo Lince
N/A

HP: 20/20
50%
Corrosión: 0%


Yenes: ¥0
Member Inventory: View





Ayame suspiró lentamente, intentando prepararse para salir al exterior. Soltó la mano de Kenji y se colgó el bolso en un hombro, lo que terminó de decorarle como una mula de carga entre la motosierra y ambas mochilas. Kenji se agachó y le dio un afectivo beso en la cabeza, entre las dos orejas falsas, antes de despedirse de ambos con un par de palabras cordiales y una excusa de tener otros compromisos pendientes. La verdad era que quería salir de la escena para observar cómo se llevaba la nueva pareja, para seguirlos de ser necesario y extraer a la pequeña si las cosas no andaban bien.

La Iniciadora volvió a esconder sus ojos con las palabras de Ryo, asintiendo levemente con la cabeza antes de ponerse en marcha hacia la puerta con mucho cuidado. Aunque en el edificio había pocas grietas o junturas en el suelo, así de cargada la pequeña tenía que estar atenta. Su fuerza le permitía levantar todo el peso, pero la inercia era algo completamente distinto que le impediría parar en seco si se tratase de intentar esquivar a alguien sucio u alguna grieta.
Dando pequeños saltitos intercalados con pasos largos, llegó hasta la salida del edificio. Esperó a que alguien abriera la puerta y se coló detrás, rehusándose a tocar semejante inmundicia. Instantáneamente al salir, la pelirroja chasqueó los dedos cinco veces, quedando esta vez contenta con el resultado de la operación.

Una vez afuera, no quiso avanzar hacia ninguna parte sin antes saber dónde iban. Intentó hacerse a un lado para evitar el tumulto de peatones que iban y venían. Se preocupó de mantener guardada su mano estéril dentro de bolsillo que también contenía la barra de chocolate. Ayame se arrimó contra una pared mientras esperaba a que saliera su Promotor de la corporación, manteniendo la cabeza gacha y oscilando su mano sucia de lado a lado al ritmo del tintinear de la cadena.

--------------------
Quería escribir en un papel como me sentía, pero se mantuvo vacío.
No podría haberlo descrito mejor...

user posted image

Ayame

PM
^
Ryo Hayashi
 Posted: Dec 3 2015, 12:15 PM
Quote
Promotores

Group Icon







Fuerza
+2

Destreza
+2

Constitución
+1

Ryo Hayashi
Promotor
#5670

HP: 20/20
50%
Corrosión: 0%


Yenes: ¥23
Member Inventory: View





Ayame apenas dijo nada cuando dije que se despidiera de aquel hombre; quizás es que ella todavía no era precisamente de muchas palabras, así que era mejor dejarla tranquila por el momento hasta que ella decidiera hablar por ella misma, no quería tampoco atosigarla a preguntas desde el primer momento. Sin embargo, el cómo aquel hombre decía que tenía que irse a algunas reuniones importantes era demasiado sospechoso para mi gusto, o quizás me estuviese volviendo paranoico con eso, pero tenía la sensación de que iba a tenerlo de perrito faldero una temporada para ver que tal me iba con Ayame. Igualmente lo veía algo lógico, porque si un Iniciador no se lleva bien con su Promotor, era mejor tratar de evitar que estuvieran juntos para que ambos estuvieran cómodos cazando a los Gastrea. Otra cosa que me llevaba a pensar que íbamos a llamar mucho la atención, porque Ayame llevaba literalmente una motosierra en su espalda que debía pesar bastante más para lo que debería portar una chica de su tamaño.

Nos dirigimos hacia la puerta, teniendo que detenerme un momento a terminar un formulario rápido que me obligaban a hacer, para entonces ver como Ayame salía por la puerta abierta; habiendo ella esperado a que se abriera primero por otra persona... Decidí dejarlo pasar, y terminé el formulario correspondiente antes de salir de ahí, viendo a Ayame esperándome apoyada en una pared, estando al lado del flujo de gente para evitar molestar, o quizás ser tocada por alguien. Suspiré, pensando en cómo podría tratar con ella, siendo el primer paso el llegar a casa, y una vez allí empezar con todo el asunto de las normas, etc. Pasé a acercarme a ella, pero de nuevo sin tocarla por si acaso.

- Bueno, vamos a casa. No está muy lejos, pero entre toda esta gente, vas a tener que aguantar un poco. Si quieres, puedo cargarte encima, pero tienes que dejarme tu motosierra para que pueda llevarla en la mano y me sea más fácil llevarte. Una vez en mi casa, puedes dedicarte a desinfectar lo que quieras. - Dije, pasando a agacharme para estar a su nivel de altura y poder mirarla a los ojos. Esa era una de las mejores maneras de tratar con los demás, estar a su mismo nivel para poder hablar adecuadamente. También le presentaba la opción de la desinfección tardía, para que pudiera intentar aguantar las cosas hasta que llegáramos a casa rápido, y allí estar totalmente tranquilos sin peligro de que la gente nos mirara extraño entre otros. Si no aceptaba, al menos esperaba que aguantase al resto de personas el tiempo suficiente como para que no armase una matanza en ese mismo lugar.

--------------------
PM
^
Ayame Nakamura
 Posted: Dec 4 2015, 02:47 PM
Quote
Niñas Malditas

Group Icon







Fuerza
+3

Destreza
+0

Constitución
+3

Ayame Nakamura
Modelo Lince
N/A

HP: 20/20
50%
Corrosión: 0%


Yenes: ¥0
Member Inventory: View





Eran las 6 de la tarde aproximadamente, por lo que Ayame estaba esperando a que se prendieran las luces de la calle como ya conocía. La idea de la obscuridad la angustiaba un poco, y cuando entró en su mente estaba de vuelta en el sótano, atada de manos, adolorida en todas partes. Sentía la costra de mugre, sangre y deshechos sobre su piel y cabello, y antes de que pudiera intentar escapar del recuerdo, escuchó dos aplausos retumbar en el sótano.
Desde afuera, se vería como que la pequeña se había paralizado en la marcha. No respiraba, había dejado de mover las manos, los ojos le brillaban rojo carmesí bajo el flequillo y gorro. Era como si el tiempo se hubiera detenido solo para ella.

Tiró de las cadenas violentamente sin poder soltarse y se estremeció de pies a cabeza mientras escuchaba sus pasos. ¿Había escapado otra vez en su mente? ¿Había inventado un mundo ideal donde la rescataban y finalmente había despertado? No lo creía. Todavía sentía el sabor a chocolate y el peso de la motosierra en su espalda. Intentó despertar, soltarse de las cadenas que la amarraban al piso, golpearse para despertar del trance en que estaba atrapada, pero no consiguió más que desesperarse hasta un punto en que no podía ni respirar de la angustia.
Sintió como el hombre se le acercaba lentamente, como un tiburón rondando a su presa. Pudo oler claramente el hedor a sudor y sangre mientras tomaba un matojo de su pelo y la levantaba del piso para murmurarle en el oído. “Bueno, vamos a casa. No está muy lejos, pero entre toda esta gente, vas a tener que aguantar un poco. Si quieres, puedo cargarte encima, pero tienes que dejarme tu motosierra para que pueda llevarla en la mano y me sea más fácil llevarte. Una vez en mi casa, puedes dedicarte a desinfectar lo que quieras.”

Ayame despertó de vuelta en la calle con un grito ahogado. Las piernas cedieron bajo el peso del recuerdo y cayó estrepitosamente, sentada sobre sus pies. Casi inconscientemente se agarró de los grilletes, hundiendo sus uñas en sus muñecas como lo había hecho mil veces antes para aferrarse a su vida. Tenía miedo de parpadear y volver al sótano, por lo que los mantuvo abiertos hasta que los tenía casi completamente rojos y le caían lágrimas, un método de defensa para que el ojo se mantuviera lubricado.
Eran claramente las palabras de su promotor y no su captor, y era eso lo que le había hecho salir del flashback. Esa era la palabra que Kenji había usado para explicarle que era lo que estaba pasando. “Uno, dos…” Respiró hondo mientras contaba hasta diez, otra cosa que le había enseñado el amable hombre. La pequeña había caído encima de una poza sucia y justo encima de una maraña de grietas. No se dio por enterada, nada importaba más que mantenerse lejos de los recuerdos. Había ensuciado su mano estéril al asir el grillete, había roto casi todas sus reglas en el transcurso de un par de minutos, y lo más impresionante era que no se había dado ni cuenta. Tampoco se había percatado de que su bolso y mochila habían caído al suelo junto a su motosierra, que se había descolgado el arnés.

Era una escena bastante triste para cualquiera que lo viera, que por suerte no eran más que un par de transeúntes que no se habían fijado en el iris rojo de la pequeña pelirroja. Estaba tan asustada y agobiada por su pasado que había hasta olvidado las palabras de Ryo, por lo que simplemente se limitó a seguir contando en voz alta, haciendo tintinear las cadenas mientras hundía sus uñas cada vez más en su piel.

This post has been edited by Ayame Nakamura: Dec 4 2015, 02:47 PM

--------------------
Quería escribir en un papel como me sentía, pero se mantuvo vacío.
No podría haberlo descrito mejor...

user posted image

Ayame

PM
^
Ryo Hayashi
 Posted: Dec 6 2015, 07:11 PM
Quote
Promotores

Group Icon







Fuerza
+2

Destreza
+2

Constitución
+1

Ryo Hayashi
Promotor
#5670

HP: 20/20
50%
Corrosión: 0%


Yenes: ¥23
Member Inventory: View





La situación se había tornado inmediatamente peligrosa; no en el sentido de peligro inminente de un enemigo que fuese a cobrarse nuestras vidas, pero si en cuestión de comprobar que estaba bien con mi Iniciador. Ayame nada más hablarle, se había puesto rara; por no decir que había entrado en un estado parecido al pánico que estaba provocando que ni parpadease y sacara lágrimas para mantener sus ojos totalmente lubricados, como si temiese algo. Estaba claro que tenía que hacer algo, aunque no es que se me diese bien tratar con los niños; como mucho tenía experiencia con bebes por mi hermanita pequeña, y eso era hace años, así que dudaba que pudiera aplicarlo precisamente en estos momentos, pero podía dar las gracias de que con mi experiencia no entrara en pánico para ver que podía intentar hacer ante este tipo de situaciones.

Lo único que hice fue; aprovechando que estábamos directamente en un entorno donde no se estaban fijando precisamente, pasé a coger sus cosas para tenerlas a mano y que no las robasen, para después pasar a envolver a Ayame en mis brazos, haciendo que su cabeza reposase sobre mi pecho de forma directa, que ella escuchase el latir de mi corazón y mi mano pasara a acariciar su cabeza en un intento para ayudar a que se calmara. Sabía que algunos se relajaba escuchando ese sonido, pero no es que supiera si eso iba a servir o no. También sabía que esa reacción de ella no era normal, porque según su expediente ella no soportaría estar en un lugar lleno de grietas y lleno de gérmenes, así que tenía que arriesgarme con eso para tratar de calmarla y hacer que avanzaramos un poco, pero a saber como acabaría todo ello.

- Puedes tomarte el tiempo que necesites. No nos moveremos hasta que tu lo digas. - Dije, dispuesto a que ella en un momento dado me mandara al hospital, porque conociendola según el expediente que había recibido, estaba claro que ella no toleraba el tacto ajeno, y por lo tanto sus respuestas hasta que ella cogía confianza era que mandaba a quien la tocaba al hospital, una posición no muy apetecible, pero ahora mismo estaba corriendo ese mismo riesgo, y no me importaba. Mientras ella se tranquilizara y se recompusiera, estaría totalmente bien, aunque a saber que era lo que iba a opinar aquel tipo que me la había entregado, pero por mi parte le iría a dar un puñetazo porque no iba a rendirme de primeras con Ayame... quizás porque me recordaba en parte a mi hermanita pequeña pero mas crecida.

--------------------
PM
^
1 User(s) are reading this topic (1 Guests and 0 Anonymous Users)
0 Members:

Topic Options
Add Reply
New Topic
New Poll